Mostrar el registro sencillo del ítem

dc.rights.licensecc by-nc-nd 4.0ES
dc.creatorDíaz Durán, Guillermo
dc.date.accessioned2020-05-07T16:26:28Z
dc.date.available2020-05-07T16:26:28Z
dc.date.issued2016-12
dc.date.submitted2020-05-07
dc.identifier.isbn1688-9444ES
dc.identifier.urihttp://repositorio.cfe.edu.uy/handle/123456789/759
dc.description.abstractDurante más de dos mil quinientos años filósofos, artistas, poetas y científicos en general se han interesado por la relación entre los procesos de la mente y el conocimiento hasta el punto de fundamentar teorías que vinculan la inteligencia con una realidad suprasensible, o como el producto de complejísimos procesos evolutivos, o como la capacidad de pensar, argumentar, crear, simbolizar, establecer relaciones, inventar, etc. Todos estos procesos han llevado al hombre durante la segunda mitad del siglo XX a crear una nueva ciencia de la mente, la ciencia cognitiva que desembocará a principios de nuestro siglo XXI en la fundamentación del conocimiento a través de la inteligencia artificial, fuertemente defendida por unos pero a su vez fuertemente criticada por otros. Podría afirmarse que la historia de la inteligencia artificial comienza en el siglo V a.c. cuando Platón cita un diálogo en el que Sócrates le pregunta a Eutidemo acerca de cuál es la característica de la piedad que hace que una acción se pueda considerar como pía para que así la observe y le sirva de norma para juzgar sus acciones y las de otros. Resulta evidente que para poder delimitar las más importantes ideas sobre la inteligencia artificial como profundos procesos de complejización de nuestros sistemas mentales para poder abordar la naturaleza del conocimiento, las matemáticas son el puntapié inicial y esto lo trabajó exquisitamente Platón haciendo una apología de la matemática. No olvidemos el emblema que rezaba en el frontispicio de la Academia: “Qué nadie entre aquí si no es geómetra”. Así, la matemática resulta la ciencia de la medida que nos ha colocado en el camino de lo inteligible. La inteligencia artificial debe contar con la formalización matemática en tres grandes áreas que son a saber: computación, lógica y probabilidad. Los esfuerzos de la inteligencia artificial están encaminados a la construcción de entidades como a su comprensión, pero, ¿estas “entidades” inanimadas podrán sustituir al hombre cuya inteligencia natural ha tardado tanto tiempo en llamarlo “homo sapiens?ES
dc.formatpdfES
dc.format.extent7 p.ES
dc.languagespaES
dc.publisherANEP CFEES
dc.relation.ispartofRevista de PsicologíaES
dc.rightsopenAccessES
dc.sourceRevista de Psicología; Volumen 1, Número 5 (2016)ES
dc.subjectInteligencia artificialES
dc.subjectinteligenciaES
dc.subjectconocimientoES
dc.titleRecuperando la agenda griega del conocimiento: Platón e inteligencia artificialES
dc.typeinfo:eu-repo/semantics/articleES
dcterms.accrualPeriodicityanualES
dc.creator.filiacionCFE. Instituto de Formación Docente de San JoséES
dc.type.versionpublishedES


Ficheros en el ítem

Thumbnail

Este ítem aparece en la(s) siguiente(s) colección(ones)

Mostrar el registro sencillo del ítem